Mercantil -Concursal – Preguntas y Respuestas sobre el concurso de acreedores

El Real Decreto Ley 3/ 2009, de 27 marzo, sobre Medidas urgentes en materia tributaria, financiera y concursal ante la evolución de la situación económica aborda, además, una reforma de urgencia y limitada de la vigente Ley Concursal en apoyo de las empresas deudoras y sus acreedores, y para corregir determinadas cuestiones procesales y sustantivas que dificultaban injustificadamente la aplicación y consecución de los objetivos previstos en la ley.

 La ventajas de la nueva Ley Concursal. Reducción de costes y plazos

  • REFINANCIACIÓN A LAS EMPRESAS VIABLES. Se estimulan las operaciones de refinanciación a favor de empresas en dificultades. Ante el riesgo de que las refinanciaciones acordadas antes de que las empresas sean declaradas en concurso puedan ser rescindidas una vez iniciado éste, la reforma incluye un aumento de las garantías a favor de las entidades encargadas de refinanciar, centradas en la no rescindibilidad de las operaciones no fraudulentas derivadas de estos acuerdos y en la restricción de la legitimación para impugnar tales operaciones. Estas garantías se condicionan a que la refinanciación cuente con el respaldo de 3/5 de los acreedores, un plan de viabilidad avalado por un informe independiente y todo ello documentado en escritura pública.
  •  INCENTIVACIÓN DE LA SUSCRIPCIÓN DE CONVENIOS ANTICIPADOS QUE EVITEN LA LIQUIDACIÓN DE LA EMPRESA EN CONCURSO. La reforma busca facilitar que las empresas que vayan al concurso hayan tenido la oportunidad de consensuar con sus principales acreedores un futuro convenio que impida la liquidación. En esta línea se incorporarían las siguientes reformas:
  • SE PREVÉN TRES MESES DE APLAZAMIENTO DEL DEBER DE DECLARAR CONCURSO para los deudores que así lo comuniquen al juez, instrumentando así un plazo para fomentar un acuerdo con los acreedores sobre el convenio anticipado.
  • FACILITAR LA PROPUESTA DE CONVENIO ANTICIPADO, tanto para acreedores, como para el deudor, y flexibilizando el régimen de mayorías para alcanzar las adhesiones necesarias.
  • AGILIZACIÓN DEL PROCEDIMIENTO DE CONCURSO Y REDUCCIÓN DE SUS COSTES. Se pretende reducir la duración del concurso reduciendo la previsible degradación progresiva de la situación patrimonial y financiera de la empresa y los costes del proceso. 

 

  •  Revisión del sistema retributivo de los administradores concursales. Se proponen medidas tales como la limitación de las retribuciones, la creación de un mecanismo que asegure una percepción mínima a los administradores de empresas concursadas sin suficientes fondos, y que el pago de los informes de expertos se haga con cargo a la retribución de los administradores judiciales.
  • La ampliación del ámbito del procedimiento abreviado a empresas con un pasivo inferior a 10 millones de euros.
  •  Modificaciones procesales como la clarificación de reglas de impugnación, la supresión del incidente concursal sobre el auto que conceda o deniegue autorización judicial cuando ésta es necesaria y la supresión de la vista como regla general.
  • Publicación gratuita de los anuncios en el BOE y creación de un Registro Público Telemático de Resoluciones Concursales para agilizar su conocimiento.
  • Posibilidad de tramitación escrita del convenio, prescindiendo de la junta de acreedores, cuando el número de éstos exceda de trescientos.
  • Agilización de la liquidación de la empresa, cuando su situación económica pone de manifiesto desde un inicio que éste es el final razonable del proceso.
  •  Se evita así una mayor degradación de su valor por el tiempo de duración del proceso. Con esta finalidad se introduciría la posibilidad de la liquidación anticipada a propuesta del deudor y la realización de bienes para el pago a los acreedores.
  • Revisión de la situación de determinados créditos, reforzando las garantías de los créditos públicos y del FOGASA, y la posición de los acreedores           que no pudieron conocer el concurso, y subordinando los créditos derivados de obligaciones recíprocas cuando el incumplimiento es resultado de acciones del acreedor obstaculizando las mismas y los de los socios especialmente relacionados con el concursado.
  •  Mejora en la situación de los trabajadores de empresas concursadas. Para evitar la paralización de los expedientes de regulación de empleo en tramitación se permite su continuación  en tanto no se declare el concurso de la empresa. Además, se permite la extinción de las relaciones laborales desde dicha declaración, con vistas a que los trabajadores puedan cobrar las prestaciones por desempleo.

CUESTIONES A TENER EN CUENTA SOBRE UNA SITUACIÓN DE INSOLVENCIA Y EL CONCURSO DE ACREEDORES

A)LA VIABILIDAD DE LA COMPAÑÍA. Premisa básica. En el caso de que los administradores tuvieran dudas acerca de que la empresa pueda salir adelante, con o sin refinanciación de su carga financiera, el concurso se presenta como única opción ya que, en caso contrario, renegociación sobre presupuestos no factibles, estarían incumpliendo la normativa vigente actual y, por tanto, incurrirían en responsabilidades mercantiles e incluso penales.

B)LA GESTIÓN DE LA FIRMA. Mientras que en las refinanciaciones el equipo gestor vive pendiente de los vencimientos de principal e intereses, en los concursos se suspende el devengo de intereses de aquellas deudas no garantizadas (en las garantizadas siguen corriendo hasta el límite de la garantía) lo que permite a los administradores adecuar la actividad ordinaria de la sociedad a la nueva realidad que le afecta, bajo la supervisión de un administrador concursal.

C)LA IMAGEN DE LA COMPAÑÍA. Muchos empresarios rechazan los concursos por cómo pueden afectar a la reputación de la firma que dirigen. Sin embargo, no hay peor reputación que un impago. El concurso supone aceptar de forma realista la verdadera situación financiera de la empresa que se acoge a él y facilita a los acreedores un mayor control sobre la actividad de la empresa y sus deudas.

D)DISPONIBILIDADES FINANCIERAS. El concurso permite una reestructuración realista del balance de la compañía afectada a través de los mecanismos de quita, por una parte, que tiene un tope legal del 50%, y de suspensión de intereses por otra, intereses que se convierten en crédito subordinado que sólo cobrarán los acreedores una vez liquidada la deuda principal. Mientras dure el concurso, la empresa puede funcionar, desde el punto de vista financiero, de forma ordinaria si bien habrá perdido su crédito en el mercado.

E)POSIBILIDAD DE ACUERDOS. Mientras que en las refinanciaciones se requiere la unanimidad de los acreedores para cerrar el acuerdo, en el caso de los concursos basta con la mayoría simple de los mismos, aunque sea un único prestamista, lo que agiliza los procesos de toma de decisión y zanjan, de una vez por todas, la problemática de la financiación. Se pueden cerrar procesos concursales con acuerdos entre las partes sobre la base de planes de viabilidad similares a los que acompañan los procesos de refinanciación.Salvo prueba en contrario, se presumirá que el deudor ha conocido su estado de insolvencia cuando haya acaecido alguno de los hechos siguientes:

  1. El sobreseimiento general en el pago corriente de las obligaciones.
  2. La existencia de embargos por ejecuciones pendientes que afecten de una manera general al patrimonio.
  3. El alzamiento o la liquidación apresurada o ruinosa de sus bienes por el deudor.
  4. El incumplimiento de de alguna de las obligaciones siguientes:
  • Las de pago de obligaciones tributarias exigibles durante los tres meses anteriores a la solicitud de concurso;
  •  Las de pago de cuotas de la Seguridad Social, y demás conceptos de recaudación conjunta durante el mismo período,
  • Las de pago de salarios e indemnizaciones y demás retribuciones derivadas de las relaciones de trabajo correspondientes a las tres últimas mensualidades.

Además, ello puede suponer, que  pueda servir de fundamento a una solicitud de concurso necesario por parte de cualquier acreedor.

El incumplimiento del deber de formular la solicitud de declaración del concurso constituirá a su vez una presunción de dolo u culpa grave del deudor o, en su caso, de sus representantes legales, administradores o liquidadores, a los efectos que para la calificación del concurso como culpable.

PREGUNTAS INDICATIVAS Y GENERALES PARA VALORAR LA POSIBILIDAD DE IR A UN CONCURSO

¿Cuáles son los Fondos propios? ¿Cuál es el Capital social? ¿Cuantos meses de impago con proveedores se están manteniendo? ¿Cuantos meses de impago se mantienen con Entidades Financieras? ¿Cuántos meses de impago se mantienen con Hacienda Publica y con Seguridasd Social y con los  Empleados?

Actualidad Juridica
  • IMPUESTO SOBRE SOCIEDADES El artículo 7 del Real Decreto-Ley 1/2015 , de 27 de febrero, de mecanismo de segunda oportunidad, […]

    Leer [+]

  • NOVEDAD LEGISLATIVA  SOBRE EL RÉGIMEN FISCAL DE LAS ENTIDADES SIN FINES LUCRATIVOS Y DE LOS INCENTIVOS FISCALES AL MECENAZGO. La […]

    Leer [+]

  • Real Decreto-ley 1/2015, de 27 de febrero, de mecanismo de segunda oportunidad, reducción de carga financiera y otras medidas de […]

    Leer [+]

  • Contenido y novedades del Real Decreto-Ley 1/2015, de 27 de febrero, de mecanismo de segunda oportunidad, reducción de carga financiera […]

    Leer [+]

  •   Con fecha 4 de octubre de 2014, el Boletín Oficial del Congreso de los Diputados ha publicado el Proyecto […]

    Leer [+]

  • El Proyecto de Ley por la que se modifica el texto refundido de la Ley General para la Defensa de […]

    Leer [+]

  •   Desde el pasado 29 de septiembre de 2013, se han introducido modificaciones en el Código de Comercio y en […]

    Leer [+]

  •   La Secretaria de Estado de Energía ha aclarado algunas dudas sobre la aplicación del Real Decreto 235/2013 por el […]

    Leer [+]

  • El próximo 1 de noviembre entrará en vigor el nuevo índice diseñado por el Gobierno en la Ley de Emprendedores […]

    Leer [+]

  • LE DAMOS UNOS CONSEJOS REALMENTE ÚTILES   Desde el 29 de septiembre de 2013, el empresario puede también asumir personalmente […]

    Leer [+]

Spot